Capítulo 005- excitante problema

Ese día, un terremoto se sintió en todo el mundo.

El monstruo calificado como una ‘Calamidad’ el Dragón Tormenta Veldora desapareció.

Aunque estuvo sellado por 300 años, se le consideró como una ‘Calamidad’

Su desaparición significaba que había renacido en otro lugar en el mundo.

Pero luego de 20 días después del reporte de su desaparición, la Iglesia santa del este declaró que su presencia se había desvanecido completamente.


.

.

El Conde Nidole Maigam estaba indignado.

“¡¡¡Eso es tan estúpido!!!“

Maldijo al recordar las palabras del cardenal.

Cardenal Nicholas Shpertas.

Tan sólo recordar su nombre le enfadaba.

“Ya que la amenaza conocida como Dragón Tormenta Veldora ha desaparecido, la Iglesia santa del este detendrá inmediatamente el subsidio que ha estado ofreciendo hasta ahora.”

Con esas palabras el cardenal puso fin a la discusión.

Ignoró todo lo que ellos dijeron, sin mencionar que los hizo esperar por tres horas.

Si bien es cierto que los fondos les habían sido dados para combatir emergencias…

Pero las tierras que bordean el Gran bosque Jura – Propiedad del Conde – es la primera línea de defensa en todo el reino de Farmas.

Es decir, a pesar de que el dragón tormenta Veldora había sido sellado, él aún representaba una gran amenaza.

Esto no fue una excepción para los monstruos.

No, él específicamente era una amenaza para los monstruos.

La desaparición de esta amenaza significaba que los demonios comenzarían a moverse.

A pesar de que es necesario fortalecer la seguridad fronteriza, en vez de eso el apoyo fue cortado.

Esa fue la causa del resentimiento del conde Nidole Maigam.

Y aunque la Iglesia santa del este tenía razones válidas. Ninguna de ellas le importaba a Nidole.

¿Cómo debería proteger sus tierras ahora?

Tiene dinero para contratar mercenarios.

Los aventureros no son confiables en tiempo de emergencia.

Como último recurso, él podría apelar al rey… pero solo recordar el rostro del rey lo indujo a la desesperación.

Le sería difícil explicar cómo había estado administrando los fondos del subsidio hasta ahora.

Sin una amenaza, es natural que los gastos de defensa fueran suspendidos.

Y si la situación empeora, tendría que subir los impuestos.

El solo pensarlo hizo que Nidole frunciera el ceño.

Mientras regresaba a su territorio en un carruaje, se puso a idear contramedidas.

Solo en monstruos, Nidole no podía pensar en nadie más de quien poder hacer uso.

***********Leer mas aquí en el blog de Tanuki**********

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s